Banner

Boletín

Vamos a plantar tomates

Image
La primavera está a la vuelta de la esquina y si queremos disfrutar de tomates frescos durante todo el verano es el momento de ponernos manos a la obra.

Si disponemos de un huerto convencional, ya habremos aireado y abonado la tierra. Si aún no lo hemos hecho, es muy importante no dejar pasar más tiempo, puesto que la tierra, después de las heladas y del duro invierno se habrá quedado pobre de nutrientes y debemos ayudarla para que las plantas crezcan con vigor., oxigenándola y aportándole las vitaminas necesarias.

Image

Semillero
Hay dos tareas que se deberán hacer de manera simultánea: la plantación de las semillas en un semillero adecuado y la preparación de la tierra que acogerá las plantas en su estado más inicial. Para tener éxito con las semillas, es primordial coger una bandeja no muy honda, con tierra vegetal especial para semillas y ponerla resguardada del frío y del viento, con luz del sol. Paralelamente nos dedicaremos a preparar el lugar definitivo de las plantas.

En macetas
Si no tenemos un trozo de tierra para cultivar pero sí un pequeño balcón o terraza, podremos disponer de tomates acabados de cortar sin ningún problema, siempre que tengamos en cuenta una serie de condicionantes. Las macetas deberán tener un mínimo de 40 centímetros de profundidad y será imprescindible que reciban sol directo para favorecer su crecimiento óptimo. Durante el verano, deberemos regarlas a diario, y el abono será también muy necesario. En este caso recomendamos los fertilizantes de lenta liberación, puesto que su efecto puede durar hasta tres meses.

Image

El transplante
Uno de los trucos imprescindibles para transplantar tomates, o cualquier otra hortaliza, es no hacerlo en las horas de más calor, puesto que estresa a las plantas y nuestro objetivo puede verse mermado, por lo que es recomendable escoger las horas más frescas y menos secas para obtener el éxito deseado.

Estacar la planta
Cuando las tomateras empiecen a crecer, necesitaran unas cañas para evitar que se doblen y rompan por el peso de los frutos. Si ponemos una caña suficientemente larga, más o menos de metro y medio, ya no la tendremos que volver a cambiar en todo el verano, puesto que podremos ir atando la planta a medida que crezca. El mejor producto para atarlas pueden ser sencillas tiras de sábanas viejas. Los nudos han de ser firmes pero holgados.

Image

Variedades
Existen en el mercado gran variedad de tomates. Los que mejor crecerán y se desarrollarán serán las especies autóctonas, por lo que si algún vecino o amigo nos ofrece semillas del año anterior, no se las rechacemos. Si por el contrario queremos experimentar, existen en el mercado gran variedad de tomates, con diversos usos. Los tomates de colgar son pequeños y tienen la ventaja que nos duraran todo el invierno, pero su sabor no es tan intenso como el de otras variedades. Cabe recordar que a parte de los tomates, esta es también la época de plantar el apio, la calabaza, la albahaca, los espárragos, los melones y las sandías.