Banner

Boletín

Los múltiples usos de la calabaza

calabaza
La calabaza es uno de los frutos más espectaculares de la tierra por su gran variedad y vistosidad. Pese a ser originaria de países lejanos (algunas fuentes la sitúan en Índia y otras en el continente americano), su cultivo se difundió rápidamente por todo el mundo y actualmente se utiliza tanto en recetas culinarias como en la elaboración de todo tipo de utensilios y elementos ornamentales. Además, cuenta con importantes propiedades terapéuticas y otros usos que hoy te damos a conocer, con motivo de la fiesta que la utiliza como imagen, Halloween.

 

Las variedades de calabaza
La calabaza crece en sus diferentes modalidades de una hierba anual reptante que puede llegar a los diez metros de longitud, con hojas acorazonadas.

calabaza
De hecho, aunque hay muchas variedades de calabazas, sólo existen cuatro clases botánicas. Una de ellas es la cucurbita Pepo, que se suele comer cuando madura, en verano, y aún tiene la piel tierna y la fruta verde.

El calabazín es otro ejemplo de variedad botánica, el de C.Pepo. También existe la curcubita Máxima, la cucurbita Argyrosperma o Mixta y la curcubita Moschata, que se suelen llamar calabazas de invierno porque muchas de ellas se comen más tarde, cuando ya están maduras.

Pese a estas cuatro especies, en tu jardín podrás contar con una gran variedad si lo deseas, ya que pueden tomar muchas medidas, colores y formas, incluso pueden polinizarse con otras de su misma especie o de distinta, creando un gran número de híbridas. Algunas calabaceras se arrastran por el suelo, por lo que sus frutos quedan colgando y la planta podrá ser un elemento decorativo ideal para tu espacio verde.

 

calabaza
Su cultivo
El cultivo de la calabaza es sencillo y no requiere de demasiados cuidados. En primer lugar hay que tener en cuenta que si se trata de calabazas que alcanzarán una medida grande tendrás que plantarlas de manera que posteriormente se puedan expandir en la tierra. Por lo tanto, deja espacio a su alrededor para que puedan crecer.

Las que consiguen una medida y un peso considerable requieren ser cultivadas en terrenos grandes donde puedan captar el agua y los nutrientes necesarios: hierro, zinc, potasio, nitrogeno, magnesio y calcio.

En el caso de las calabazas de mango o algo más pequeñas, lo ideal para su cultivo es realizar cabañas de caña, como si se tratara de tomateras. Para que vayan subiendo, habrá que ligarlas con rafia o cuerda, aunque algunas de estas especies son trepadoras y subirán solas.

El mejor momento para plantar tus calabazas será el mes de mayo, esperando así hasta el otoño para recogerlas. La señal de que se pueden recoger es cuando el tallo se seca y se vuelve de color marrón. Para mayor seguridad, puedes intentar clavar la uña en la piel. Si se clava aún no estará hecha. Si no se clava, habrá llegado el momento de recogerlas.

calabaza
En el caso de las calabazas de mango o vinateras, éstas se secan bien si se dejan unos cuantos meses en un lugar ventilado. Notarás que están secas cuando hayan perdido su peso y moviéndolas oigas las semillas sueltas dentro.

Las calabazas que se comen no se llegan a secar pero aguantan meses sin podrirse. Algunas como las de cabello de ángel pueden aguantar incluso años. Cuando una de estas calabazas se ablanda o suelta líquido, retírala porque habrá empezado a podrirse.

 

Centros de mesa
Si existe un momento del año en que la calabaza es sin duda protagonista, ése es Halloween. Esta noche la imagen de la calabaza aparece reflejada en muchas aplicaciones, incluso en el interior de casa.

Si el otoño es el momento de recoger la calabaza, lo es también de elaborar con ella estupendos centros de mesa que decorarán la noche más mágica del año. Con algunas calabazas no demasiado grandes, zanahorias y/o naranjas tendrás un bonito centro decorativo en el comedor de casa. Tan sólo deberás colocarlas en un pote color terracota entrelazadas con cintas que pueden ser del mismo color. Un arreglo rápido de hacer e informal que podrás complementar colocando una calabaza en cada asiento si tienes invitados y mini calabazas adicionales con el nombre de cada uno de ellos sobre la mesa. Si, por el contrario, tu jardín no ha dado tantos frutos, puedes optar por recoger algunas hojas secas y con una pluma de oro o plata escribir simplemente el nombre de cada invitado y colocarlas en los asientos.

calabaza
Con calabazas desecadas, frescas, castañas, limones y mandarinas podrás conseguir otro modelo de centro muy llamativo. Deberás colocar todos estos productos mezclados sobre un gran plato blanco, dejando destacar las mandarinas sobre los tonos amarronados de las castañas y en contraste con los limones. Coloca unas pequeñas velas sin fragancia, naranjas, para darle algo de calor acogedor a la mesa. Puedes ubicarlas juntas en el centro o alinearlas en los bordes para un efecto más dramático. Si aún así el centro es grande o te resulta algo pobre, añádele piñas de pino o vástagos.

Otro centro de mesa ideal para Halloween y algo más fantástico consiste en pintar las calabazas con pintura blanca. Cuando estén secas, pinta el iris con cola blanca y echa encima purpurina verde, azul, morado o rojo. Luego rellena el centro del iris con pintura negra y conseguirás el efecto buscado: el horror de Halloween.

 

Propiedades medicinales
Las calabazas pueden tener útiles propiedades internas y externas. Si la ornamentación tanto del jardín como del interior de casa no te acaban de convencer para plantarlas, deberás saber que la calabaza es ideal para eliminar lombrices intestinales y prevenir la aparición de enfermedades reumáticas. Las decocciones de hojas reducen la fiebre y disminuyen las diarreas y su componente de cucurbitacina es muy útil para el tratamiento de la próstata. Es más, comer semillas de calabaza secas o frescas, sin la cáscara, proporciona importantes efectos diuréticos.

Por lo que a los usos externos se refiere, aplicando una mascarilla nocturna realizada con pulpa de calabaza eliminaremos las asperezas de la piel. También son conocidas sus propiedades contra las quemaduras, ya que favorecen la cicatrización de las mismas.

calabaza

Finalmente, si no optas por utilizarla como elemento decorativo de tu jardín, fruto para centro de mesa o planta medicinal, lo mejor será servirla en la mesa. La calabaza es un alimento con elevado contenido en fibra, rico en vitamina A y C. Se puede comer en forma de confitura, mezclada con otras verduras, al horno, en puré o incluso como ingrediente central de pasteles.