Banner

Boletín

Los Lirios

lirio
Aunque el nombre “lirio” es usado para denominar muchas especies diferentes de plantas de flor, la referencia más común es el que lo asocia a las flores del género iris, que se caracterizan por ser plantas herbáceas perennes con tallos largos y rectos con flores en forma de abanico. Su distribución es tan extensa como la inmensidad de variedades que existen en medio mundo.

 

 

 

 

 

lirio
DISTRIBUCIÓN

Los lirios habitan las zonas más templadas del hemisferio norte del planeta. Los podemos encontrar en América del Norte, Europa, norte de África y Asia. Su distribución no se ve afectada por la altitud porque podemos encontrarlos desde el nivel del mar hasta las altas cumbres alpinas.

 

 

 

LA PLANTA

Los lirios se dividen en dos grupos principales, los bulbosos y los rizomatosos. Estos últimos son los más abundantes y se caracterizan por su propagación mediante un tallo subterráneo que se extiende bajo el suelo en dirección horizontal. Este tipo de lirios pueden llegar a ser considerablemente altos, hasta 90 centímetros, de forma que, en su estado natural, sobresalen por encima del estrato herbáceo. Las variedades bulbosas son menos abundantes que las de rizomas y suelen ser más pequeñas aunque algunas puedan alcanzar los 60 centímetros de altura.

 

lirio
lirio

 

 

lirio
VARIEDADES DE LIRIOS

Entre los lirios con rizomas tenemos los aristados y los no aristados. Los del primer grupo se suelen dividir en 3 tipos según su talla, los altos (de más de 75 centímetros, que floran a finales de primavera), los medianos (entre 22 y 75 centímetros, con floración a mediados de primavera) y los enanos (menos de 22 centímetros que floran a principios de primavera). Entre los no aristados tenemos variedades de floración de primavera y verano hasta los de floración invernal, y los de tipo acuático que viven en zonas pantanosas. Por parte de los lirios con bulbos tenemos cuatro grupos fundamentales, los Reticulata, enanos, los Juno, con unos bulbos característicos, los Xiphium, de floración estival y popular para flor cortada, y los poco conocidos bucharica y aucheri.

 

 

 

lirio
CULTIVO DE LOS LIRIOS

Para cultivar los lirios deberemos tener en cuenta qué tipo de planta tenemos entre manos, si se trata de una bulbosa o de una tipo rizoma. Para los bulbos deberemos aplicar la técnica que es común a este tipo de plantas. Debemos escoger un suelo ligero y permeable para evitar la putrefacción de los bulbos. Mejor a pleno sol para favorecer el crecimiento. Plantaremos los bulbos a unos 10 cm de profundidad, a comienzos de otoño. Después habrá que aplicar riego con moderación y esperar hasta la floración en primavera. Pasada esta época, una vez marchito el follaje, podremos desenterrar los bulbos, dividirlos y guardarlos en lugar seco y fresco para plantarlos de nuevo en otoño. Para los lirios rizomatosos usaremos también un suelo permeable y una zona de mucho sol. Plantaremos los rizomas entre finales de verano y principios de otoño, cuando se hayan marchitado las flores y el suelo aún está húmedo. Deberemos enterrarlos y esperar hasta la floración para volver a iniciar el ciclo. ¡Buena suerte con los lirios!