Banner

Boletín

La Rosa de Jericó

rosa de jericó
El nombre de esta peculiar planta puede evocar la magia y el esoterismo para unos y la curiosidad para otros. Quién no ha visto la rosa de Jericó a la venta en dispares establecimientos que a veces nada tienen que ver con la jardinería pero sí con las tiendas de souvenirs, quioscos o centros especializados en brujería.

 

 

 

 

rosa de jericó

 

 

LA PLANTA

De nombre científico Anastatica hierochuntica, ésta planta pertenece a la familia de las históricamente denominadas crucíferas, ahora brassicáceas, en la que también encontramos especies como la coliflor, los repollos o los brócolis. Éstas se caracterizan por ser plantas que floran en racimo con los pétalos en forma de cruz. La rosa de Jericó, sin embargo, no pertenece a nuestras latitudes aunque la hayamos visto frecuentemente en algunas tiendas. Esta planta tiene su origen en la zona de Afganistán aunque es frecuente su presencia en los desiertos de Oriente Medio y en las el área del Mar Rojo. Su adaptación a estas condiciones climáticas extremas es visible con sólo observar el pequeño tamaño de sus raíces, lo que permite que el viento la arranque con facilidad del suelo y pueda ser arrastrada durante largas distancias por el desierto.

 

 

 

rosa de jericó
EL SÍMBOLO

La rosa de Jericó tiene una especial característica que desde la antigüedad ha marcado sus propiedades mágicas. Se trata de una planta que varía según las condiciones de humedad, como si de un higrómetro natural se tratara. Permanece cerrada durante el tiempo seco, se abre poco a poco en condiciones de humedad y, antes de una lluvia se abre espectacularmente a una velocidad mayor cuanto cuanto menos tarde la caída de las precipitaciones. Ancestralmente se ha utilizado para absorber las energías negativas del hogar y transformarlas en positivas. Se considera que puede traer la buena suerte en el trabajo y en la familia y también se la relaciona con la prosperidad económica.

 

rosa de jericó

 

rosa de jericó
EL CULTIVO DE LA ROSA DE JERICÓ

Normalmente encontraremos la rosa de Jericó en forma de pelota, como si las hojas, ahora secas, de la planta se hubiesen replegado para protegerse del calor. De hecho, ésta es una de las formas que adopta este vegetal durante su vida para soportar largos períodos de sequía de incluso años. Para verla “revivir” deberemos colocarla en un recipiente hasta cubrirla con agua. Una vez se haya abierto, deberemos vaciar parte del líquido y cubrir sólo las raíces para evitar la aparición de los hongos. De hecho, también podemos cultivarla en tierra… ¡siempre que el viento no se la lleve! Para su reproducción lo más fácil será aplicar la división de la planta. Sobre los cuidados, poca cosa más porque es un vegetal muy resistente a la sequía, aunque no al agua, que es el factor que deberemos controlar. A partir de ahora ya conocéis un poco más de esta curiosa y mística flor, ¡A disfrutarla!