Banner

Boletín

La Caléndula

caléndula
Todas las variedades de caléndula proceden de la antigua Calendula officinalis, planta muy típica de origen mediterráneo que se encontraba en las casas de campo caracterizada por sus flores de color naranja. Antiguamente se cultivó como hierba aromática para el uso gastronómico y actualmente todavía se usa con fines medicinales.

 

 

 

 

 

 

caléndula
LA PLANTA

No debemos confundir la caléndula con la tagetes o caléndula africana, procedente de México. Las caléndulas que encontramos hoy en día son variedades de la planta original creadas para tener más variedad y vistosidad de colores. Las variedades de caléndula poseen diferentes coloridos que van desde el amarillo de la “Lemon Quenn”, variedad de 45 cm de altura, al naranja rojizo de la “Geisha Girl”, con flores tipo crisantemo y una altura de 60 cm. La variedad “Art Shades” se caracteriza por sus flores de color pastel.

 

 

 

EL CULTIVO DE LA CALÉNDULA

Podemos considerar que las caléndulas son las mejores flores para que un niño se inicie en el jardín. Su cultivo es muy fácil porque son plantas poco exigentes. Viven mejor en suelos pobres, al sol o a media sombra. Sembraremos las semillas a finales de invierno, a una distancia de unos 30 cm. Procuraremos que el substrato mantenga un buen drenaje y aplicaremos un riego regular evitando el exceso de humedad. Es importante no olvidar el riego durante la época de floración, durante la cual deberemos ir cortando las flores marchitas para favorecer la aparición de las nuevas.

 

caléndula

 

APLICACIONES MEDICINALES Y CULINARIAS

La caléndula se caracteriza por sus propiedades para el tratamiento de la piel gracias a su efecto antiinflamatorio y antiséptico. En efecto, ya en la antigüedad se usaba en forma de loción o aceite para aplicar como hidratante de la piel, contra el acné, para remediar quemaduras, cortes, infecciones y picadas de insectos. La flor de caléndula, en forma de infusión, también tiene la propiedad antibiótica natural al estimular las células inmunológicas de nuestro cuerpo para favorecer la destrucción de las bacterias patógenas. Ingerida también se puede usar para reducir el reuma así como las afecciones estomacales. El efecto antibiótico también puede usarse contra la conjuntivitis lavando los ojos con agua de caléndula. En la cocina se usaba como colorante y aromático para quesos y algunos platos y guisos como ensaladas y arroces, aunque su sabor era excesivamente fuerte. Ahora sólo nos falta plantar nuestra caléndula y disfrutar de ella.

 

caléndula