Banner

Boletín

La belleza de las hortensias

hortensia
La hydrangea, de nombre común hortensia, es un arbusto caducifolio que cuenta con unas 100 especies de plantas, nativas del sur y el este de Asia. Las variedades más significativas se caracterizan por tener flores en forma de cabezuelas, ideales para la decoración. Podemos encontrarlas en diversas tonalidades: azul, rojo, rosa o incluso púrpura. Hoy te acercamos a la belleza de las hortensias.

 

 

hortensia
La belleza, su característica principal

Comúnmente se la conoce como planta de maceta, pero en las regiones húmedas de España es más conocida como arbusto de jardín, sobre todo en la costa norte.

La mayoría de hortensias son unas plantas ornamentales muy populares, cultivadas por sus enormes cabezas florales. Generalmente las verás como arbustos de uno a tres metros de altura, aunque también podemos encontrar árboles pequeños e incluso parras que alcanzan los treinta metros trepando por los árboles. Pueden ser de hojas caducas o perennes, aunque las más habituales y cultuvadas son las de caducas.

Las flores de esta planta aparecen en el inicio de la primavera, hasta finales de otoño. Normalmente se encuentran agrupadas en ramos, en el extremo de los tallos. Cada flor individual es relativamente pequeña pero un círculo de brácteas modificadas alrededor de la flor acentúa el despliegue de color. Así, podrás elegir entre una amplia variedad de flores para decorar tu espacio: blanco, azul, rojo, rosa o púrpura. Incluso existen flores azules, producidas en los terrenos ácidos. En los neutros aparecen flores crema con unos colores suaves y los alcalinos dan colores rosas.


La variedad de especies

Existen alrededor de 100 especies de hortensias. Entre las tres principales se encuentra la hortensia trepadora, que crece en los bosques de Japón, Corea y Taiwán y cuenta con unas hojas muy similares a las del roble.

La hortensia de hojas de roble es también una de las especies más comunes. Sus cabezuelas florecen en junio y son de un color blanco que cambia a rosa o amoratado pasado el verano.

La H. paniculata es otra especie de esta planta pero de gran tamaño, ya que puede llegar a los seis metros de altura. Esta variedad proviene del este asiático y su mayor peculiaridad son sus flores blancas con tonos rosáceos que florecen entre los meses de julio y octubre.

 

hortensia
Multiplicación, cultivo y cuidados

Si después de conocer las principales características de la hortensia te interesa cultivarla en casa, deberás saber que esta planta ornamental necesita de algunos cuidados esenciales.

Para su multiplicación te bastará con hacerte con unos esquejes de 8 a 10 cm de longitud que colocarás sobre sustrato de turba, turba y arena o arena sola y, a ser posible, en un entorno climático que no sobrepase los 20ºC.

Para la formación de los botones florales es necesario que la temperatura sea inferior a los 18ºC al menos durante seis semanas. Después deberás dejarla seis semanas más a 5ºC para poder iniciar el forzado, manteniendo la planta sin hojas y en la oscuridad.

En cuanto a la necesidad de luz, la hortensia no puede vivir a pleno sol todo el año, así que deberá disponer de sombra sobre todo en las horas centrales del día, y a ser posible que sea parcial.

Pese a no necesitar demasiada luz, sí necesita gran abundancia de agua. Ríegala a diario pero utiliza un buen drenaje en la maceta para evitar el encharcamiento, algunas enfermedades o la asfixia radicular.

Finalmente, deberás recordar que es mejor podarlas por el crecimiento del año anterior cuando los brotes de las hojas están abriendo. Si no se podan regularmente, el arbusto se queda sin vestir y crece hacia arriba, hasta que el peso de los tallos es mayor que su resistencia y las puntas pueden doblarse hacia el suelo y partirse.

 

hortensia
Un buen truco

Es una lástima que a finales de julio o mediados de agosto las hortensias dejen de alegrar el jardín con sus grandes flores. Sim embargo, y aprovechando que las flores permanecen aunque sin color, te animamos a maquillarlas, es decir, a alargar su belleza sin dañarlas. Con algo de color fucsia, un rollo de papel, tijeras, alambre y cinta adhesiva podrás pintar las flores sin que esta operación afecte a la planta. Eso sí, ten muy en cuenta no teñir más allá de la flor seca. Una forma original de resaltar de nuevo la belleza de tu hortensia.