Banner

Boletín

Gardenias, belleza y aroma en una planta

gardenia
Hermosas flores, arbusto persistente, la gardenia es una buena elección para aquellos lugares con sombreado ligero. Habitual de las solapas de los caballeros, de los ramos de novia, protagonista de canciones, la gardenia se ha convertido a lo largo de los años en una planta muy valorada gracias a la tersura de sus flores y al aroma dulzón que desprende. Si la eliges, síguenos.

 

 

 

 

gardenia
CULTIVO DE LA GARDENIA
La gardenia no es una planta para principiantes puesto que requiere un alto grado de humedad y temperaturas elevadas, por lo que se ha convertido en una planta ideal para cultivar en invernaderos. Si no se tiene este tipo de instalación, es aconsejable situarla bajo mallas de sombreo que tamicen el sol al menos al 50 %.
Resisten temperaturas de hasta 10ºC, pero como norma general su hábitat perfecto es la temperatura mediana entre los 15 y los 18 ºC en verano, época en la que florece. No soporta muy bien las temperaturas superiores a los 24ºC.

El suelo recomendable para las gardenias es aquél rico en hierro, con un alto componente ácido.

 

 

gardenia

 

RIEGO
Las gardenias requieren un riego elevado y a ser posible, agradecen que se haga con agua de lluvia. Durante el verano, es aconsejable regar al menos 3 veces por semana y en invierno es suficiente con un riego semanal. Como no soportan muy bien los cambios de temperatura, es recomendable asegurarse que el agua está tibia y que tiene un contenido nulo o muy bajo de cal.

 

 

 

gardenia
ABONADO
Aunque son plantas delicadas en lo que a la temperatura se refiere, las gardenias no tienen una alta demanda de nutrientes. Si el suelo pierde acidez, se puede añadir sulfato amónico para nivelar el PH.

 

 

ENFERMEDADES Y PLAGAS
La clorosis es una de las enfermedades que más ataca a esta planta. Podremos localizar e identificar el problema siempre que veamos que las hojas amarillean y la planta retrasa su crecimiento habitual. La clorosis férrica se debe a menudo a una carencia de hierro que podemos solventar añadiendo quelato férrico al riego.

gardenia
Otra de las enfermedades comunes de las gardenias es la que detectamos en las flores, cuando antes de abrirse con todo su esplendor, se secan y caen. En este caso estaremos hablando de la conocida como abscisión del botón floral. Para evitarla, deberemos tener las plantas de gardenia en un ambiente fresco y bien iluminado pues la causa básica de esta patología es la falta de luz y el ambiente excesivamente seco.
Si las regamos en exceso vamos a detectar también otro tipo de enfermedad conocida como la seca de la gardenia. Controlar bien la dosis de agua que necesita la planta nos evitará este problema.

Las gardenias son débiles ante las cochinillas algodonosas, que veremos fácilmente por los residuos de algodón en el anverso de las hojas. Químicamente las podemos combatir con Dimetoato, Malatión y Diazinón. Estas mismas substancias nos evitarán que el pulgón haga presa en la planta.

Si lo que encontramos en la planta son pequeñas telarañas es que la araña roja ha anidado en sus cavidades. En este caso deberemos aplicar Propargita, Tetradifón, Amitraz para eliminarla.