Banner

Boletín

Flores y color todo el año

Image
¿Cómo conseguir que nuestro jardín o terraza luzca todo el año? ¿Qué plantas debemos elegir para obtener una melodía de colores acorde con la estación que estamos?

Estas son algunas de las preguntas que debemos hacernos en el momento de diseñar y planificar las flores y plantas que decorarán nuestro gran o pequeño espacio verde. Los conceptos se pueden adaptar a todos los sitios y dimensiones. Sólo es necesario imaginarse los colores que queremos que luzcan en el exterior en cada temporada. 

 

Primavera
Esta es la estación que a primera vista parece la más lucida. Muchas plantas muestran su mayor esplendor entre marzo y abril. Los jardines y terrazas rebosan de aroma y color. Aún así, algunas de las especies recomendadas para jardines son las Spireas, también llamadas corona de novia, unos arbustos de hoja caduca muy rústicos que viven en todos los suelos y exposiciones. Existen gran variedad de Spireas, la arguta, la billardii, la bumalda o la japónica, entre otras. Su flor se extiende a lo largo de las ramas. Otra buena elección del mismo estilo es la Forsitia, también arbusto de hoja caduca que a partir de marzo salpica nuestro jardín con un vistoso estallido de flores amarillas. El granado también nos ofrece sus bonitas flores rojas en primavera verano y sus pequeñas dimensiones lo hacen un árbol muy adecuado para pequeños parterres o jardines reducidos.

Image
Spireas (primavera)
Image
Forsitia (primavera)

Verano
Una estación seca, con mucha luz pero con escasas precipitaciones hace que sólo las plantas más resistentes puedan sobrevivirlo en flor. Una de las especies recomendadas es el Mirto, un arbusto perenne típico de la vegetación mediterránea que se adecua a cualquier terreno y orientación, incluso a la sombra. Otras plantas que florecen durante el verano son la Altea, de grandes flores rojas, púrpura oscuro, amarillo, blanco, rosa y violeta en diferentes especies cultivadas. El duelo a vistosidad se lo disputan la Azucena, o Lilium, fácil de cultivar si colocamos la parte baja de la planta a la sombra y las flores, y la Balsamina, o mirabelindos, otra planta muy adaptable con floración de junio a septiembre que le gusta estar al sol o a media sombra.

Image
Mirto (verano)
Image
Azucena o Lilium (verano)

Otoño
En otoño los toques de color nos los darán las plantas caducifolias, una amplia paleta de ocres, marrones y anaranjados irá conduciéndonos paulatinamente hasta el duro invierno. Flores como el clavel moro, las petunias o la lantana compondrán el resto de la sinfonía de tonalidades. El crisantemo, una herbácea arbustiva, nos perdurará todo el invierno con sus flores de oro. La calabaza de adorno, además de ofrecernos la posibilidad de usar su fruto para hacer decorativos centros, es otro punto de color para nuestro jardín. No podemos nombrar  todos y cada uno de los árboles caducifolios, pues son muchos, pero cualquiera de ellos será una buena elección. Sólo será necesario que tengamos en cuenta las necesidades de suelo, exposición al sol y plantación de cada uno.

Image
Petunias (otoño)
Image
Crisantemo (otoño)

Invierno
El Acebo, con sus decorativos frutos, la hortensia de invierno o el espino de fuego son las tres plantas que recomendamos para lucir un jardín en invierno. El acebo es un arbusto de tallos leñosos y de porte compacto con diferentes variedades de hoja, matizados en blanco, o verde intenso, con vistosas bayas rojas que nos recuerdan la navidad. La hortensia de invierno, menos vistosa que su hermana, tiene unas grandes hojas que rodean las delicadas flores, como protegiéndolas del frío. Se adapta a terrenos difíciles y calcáreos y tolera bien la sequedad.
Por lo que respecta al espino de fuego, es una planta arbustiva perennifolia de fácil cultivo mientras las condiciones meteorológicas y el terreno ofrezcan un buen grado de humedad. Cabe destacar su espectacular fructificación, que nos ofrecerá un intenso toque anaranjado, de ahí la relación de su nombre con el fuego.

Image
Acebo (invierno)
Image
Hortensia (invierno)