Banner

Boletín

Cultivo de grosellas y frambuesas

frambuesas
A quién no le gustaría salir al jardín y encontrarlo repleto de frutas del bosque, dulces, jugosas, dispuestas a adornar nuestro mejor postre o convertirse en deliciosas mermeladas. Aunque el clima mediterráneo no es el mejor para desarrollar este tipo de plantas, podemos conseguirlo con cuidado y mimo.

Por otro lado, en algunos lugares de clima continental, dónde muchos frutales no crecen, son muy recomendables tanto por la calidad y cualidad de sus plantas como por la riqueza gastronómica y vitamínica de sus frutos. En primer lugar, los arbustos productores de fruta blanda fructifican muy pronto. No tardaremos en poder disfrutar de la primera cosecha una vez los hayamos plantado, en general mucho antes que cualquier árbol frutal. Además, tanto las grosellas como las frambuesas, conocidas popularmente como bayas , son una fuente riquísima en vitamina C, nada despreciable para mejorar la dieta de toda la familia de una forma muy agradable.

grosellas
Grosellas
Las grosellas son las estrellas de las bayas por su alto contenido en vitaminas de alta calidad. La grosella negra es una de las mejores opciones para climas especialmente cálidos o áridos.Su planta es muy resistente, sus frutos son muy abundantes y de los más ricos en vitaminas de todas las bayas. Entre los diferentes tipos de grosellas, la planta de la negra es la más fecunda. Podemos encontrar también la grosella blanca y la grosella roja, menos productivas pero de bonito contraste y sabor.

Plantación y mantenimiento:
A finales de otoño cogeremos los esquejes de las plantas. Deberán tener almenos 25 cm de longitud y procederemos a hacerles el corte inferior por debajo de un nudo. Para plantarlos, haremos un agujero, en el fondo del cual pondremos arena. Luego dispondremos el esqueje y lo cubriremos con un acolchado de hojas. Separaremos las matas unos 30 cm entre ellas y las hileras, unos 45 cm aproximadamente. El suelo dónde las instalemos debe tener un ph calizo, superior a 6. Si es inferior será importante seguir un tratamiento específico para incrementar su contenido en cal.Las grosellas odian las malas hierbas, por lo que es importante mantener siempre limpia su zona. La peor plaga que puede atacarlas es la de un ácaro que produce una hinchazón en las yemas de la planta. Si esto ocurre deberemos extraer esas yemas y quemarlas. Para mantener la planta sana es importante tenerla abonada con estiércol todos los inviernos.

 

frambuesas
Frambuesas
Son dulces, muy gustosas, fáciles de cultivar y una auténtica diversión para nuestros pequeños. Cultivar frambuesas es incluso más fácil que cultivar fresas. Lo único que requieren es una tierra bastante húmeda y un suelo libre de malas hierbas.

Plantación y mantenimiento
Son plantas muy resistentes que pueden crecer y desarrollarse perfectamente  en climas nórdicos e incluso pueden crecer bien en la sombra. Los únicos cuidados que nos merece esta planta, a parte de estacarla a medida que va creciendo, es un abonado intenso y la eliminación completa de las malas hierbas que tenga a su alrededor.

Su multiplicación es por plántulas de vivero o por vástagos provinientes de plantas ya existentes. Para plantarlas deberemos dejar aproximadamente unos 60 cm entre cada planta y almenos un metro y medio entre diferentes filas. Para garantizar el crecimiento ordenado de la zarza, una solución es poner tres alambres atados a testigos a las siguientes medidas: medio metro, un metro y un metro y medio de altura respectivamente e ir guiando la planta mientras crece, entre ellos, evitando que las ramas de la zarza se desparramen. Si se quieren tener ordenadas al máximo se pueden llegar a atar los tallos a los alambres a medida que los rebasan de altura. De este modo evitaremos que la planta crezca de manera salvaje y nos invada mucho espacio útil.

Otro cuidado necesario es la poda, que deberemos iniciar cuando crezcan las plantas, justo antes de que florezcan. La segunda generación de tallos nos dará frutos y dejaremos tres tallos para que sean los que produzcan el año próximo. A medida que vayan pasando los años podremos dejar más tallos para fructificar. Deberemos tener cuidado de eliminar los vástagos, que quitan fuerza a la planta, dejar la superficie limpia de malas hierbas y abonar intensamente.