Banner

Boletín

Las plantas, un beneficio para el medio ambiente

plantas beneficiosas para el medio abiente
No sólo nos decoran y alegran la vida. Las plantas tienen una función que va más allá de lo estético o incluso emocional, puesto que gracias a ellas, el tan temido dióxido de carbono se convierte en oxígeno y nos permite respirar. Pero ¿como funciona ese proceso? ¿Cómo podemos contribuir personalmente para evitar el efecto invernadero? Síguenos, en el portal del jardin te damos las claves.

Las plantas, arbustos, árboles y hierbas, se caracterizan por ser organismos que absorben dióxido de carbono presente en la atmósfera (CO2) y, con ayuda de la luz del Sol, obtienen la energía necesaria para su crecimiento. Es la denominada fotosíntesis. Además, en este proceso de alimentación, las plantas liberan oxígeno a la atmósfera. Es el residuo que producen los vegetales.

plantas beneficiosas para el medio abiente
En resumen, una planta es un ser que absorbe y acumula carbono atmosférico para su crecimiento y que, además, libera oxígeno al aire. Al contrario que la mayoría del resto de los seres vivos de la Tierra, especialmente de la raza humana, que se caracteriza por consumir oxígeno y carbono y emitir CO2 en grandes cantidades hacia la atmósfera.

El dióxido de carbono es uno de los principales gases que generan el efecto invernadero, o sea, el calentamiento global, el deshielo de los polos y el aumento del nivel del mar.

El problema es que el dióxido de carbono que genera la humanidad no proviene sólo de la respiración de cada uno de nosotros, sino de la combustión de los denominados combustibles fósiles, es decir, del gas y del petróleo. Estos combustibles no son más que restos de plantas que, durante millones de años se han ido transformando hasta que nosotros los hemos extraído para alimentar los coches, camiones, fábricas y centrales energéticas.

plantas beneficiosas para el medio abiente
Cuando usamos la gasolina para nuestro vehículo en realidad estamos quemando y mandando a la atmósfera un carbono que ha tardado millones de años en acumularse. Nosotros lo consumimos rápidamente cada vez que ponemos en marcha el coche y en poco tiempo lo echamos al aire. Ese carbono tardará millones de años en ser absorbido por las plantas y para entonces quizás ya sea tarde para prevenir el cambio climático.

Ése es uno de los principales motivos de la importancia de las plantas en nuestro planeta. De algún modo, sin ellas nada sería posible. Contribuyen decisivamente a la oxigenación del mundo y nos permiten respirar. La Amazonía, la mayor concentración de vegetales del mundo, es considerada el pulmón del planeta. Allí se producen grandes cantidades de oxígeno y se absorben toneladas de dióxido de carbono.

Nuestra contribución puede ser pequeña pero no por ello despreciable. Para reducir el dióxido de carbono podemos viajar en transporte público, en bicicleta o andando en lugar de usar el coche particular, podemos ahorrar energía con el uso razonable de los aparatos que necesitan energía, con electrodomésticos de bajo consumo y controlando el aire acondicionado y la calefacción.

plantas beneficiosas para el medio abiente

Además, podemos poner nuestra guinda para reducir el efecto invernadero: cultivar unas plantas. Flores, arbustos, árboles, hierbas… no importa. Todas absorben el carbono y nos permiten vivir mejor. Y si queremos contribuir todavía más debemos elegir las especies autóctonas, resistentes a nuestro clima, que no precisen grandes cantidades de agua ni abonos. Es muy fácil y la Tierra nos lo agradecerá.